David Xirgu me prestó “What it is”, un libro autobiográfico de Dave Liebman donde entre muchas anécdotas interesantes cuenta cómo el haber tocado en las formaciones de Elvin Jones y Miles Davis le dio una gran lección: tocar cada bolo como lo último que hagas en tu vida. También habla del cuarteto de Coltrane, que tocaba para 2 o 3 personas en el Half Note, hecho que consideramos solo pasa en nuestra época y nuestros conciertos. No siento un alivio, bueno un poco. El hecho que hace unas semanas MUT se juntaba después de varias semanas en Robadors 23 de Barcelona para tocar un lunes a las 20:30h; un prime time abrumador. Y a respuesta fue acorde a las tristes expectativas, comenzamos con 4 personas. Entre el público se encontraba el periodista/melómano Dave Foxall, y qué sorpresa que semanas mas tarde aparece una reseña del bolo en la publicación inglesa “Jazz Journal”. La podéis leer aquí .
Parece ser que no es una sociedad inapetente a la música en vivo la que vivimos, sino que quizá lo que tocamos hoy o lo que tocaba Coltrane ayer, no interesa a tanto público cómo realmente el ego del músico de jazz cree necesitar. y seguimos