My Ship ★★★★ review at Jazz Journal

“I’ve always found the material on the New Talent side of the Fresh Sound label of interest and this compelling release from the Barcelona-based (and curiously named) MU7 group is no exception. Usually a trio, here the group is augmented by Japanese bassist Kamaguchi. Pizzicato throughout—hear the potency of his figures within the building, thickening group textures of Torrance or the patient clarity of his solo on A Is to B—Kamaguchi fits seamlessly into what sleeve-note writer Dave Foxall aptly calls the spare structures and eloquent improvisation characteristic of the music.

Each musician is a fine player. Fernandez evinces incisive yet also painterly control of both textured sound and arching dynamics (witness the tenor opening of What’s Now?) while Juan and Roca are as one in their sensitivity to the interplay of cross-phrased “little sounds” and subtle colour. Anyone who appreciates the leaner or more oblique aspects of Sonny Rollins, Wayne Shorter or Sam Rivers—or who has relished the interaction of Joe Lovano, Bill Frisell and Paul Motian, for example—will find much to enjoy here: sample the opening moments of What’s Next?

MU7 can burn, as in the offset drive of What’s Next? and Robot Skin, both of which feature Juan at his most linear and lyrical. But if there are welcome smears of blues-touched drama in Cançó sense lletra, the delicate opening guitar figures of My Ship recall the atemporal musings of Derek Bailey, an impression reinforced by the briefly plucked figures at the end of Caned. It’s the creative tension between ad libitum abstraction and an invigorating range of pithy assertion which—for all the aforementioned historical precedent—gives this striking session an ever-stronger impact each time it’s played.”

Michael Tucker (August, 2017)
Jazz Journal Magazine

“Afrikan Blues”, mejor disco del año!

Qué alegría poder recoger este premio BBK Jazz 2015 al mejor disco del año. Cuando el trabajo se ve recompensado por la crítica, músicos y público de la manera que “Afrikan Blues” ha cosechado le llenan a uno el ego artístico de una manera incombustible para poder seguir creando, tocando, grabando y promocionando futuros trabajos. Este del cual nos ocupa es un disco muy especial para mi, fue grabado en Systems Two (NYC) y con un micrófono que en su día recogía el sonido de John Coltrane; recuerdo ese momento que lo tuve delante y no sabía qué hacer, si soplar el saxo y correr a cabina a escucharlo, oler la membrana, o sacarle una foto. Lamentablemente no tuve la oportunidad de ver a Coltrane en directo, y supongo que cualquier elemento fetichista de estas características se convierte en un elemento de adoración religioso para mi. El sonido de esta grabación, y no solo por el micro sino por todo el equipo de ingenieros involucrados en el proyecto, ha sido un gran descubrimiento para mi: cómo reflejar mi propia voz de la manera mas certera y aderezada con un entorno jazzístico brutal. Joe Hunt, batería octogenario que tocaba con Dolphy, George Russell, Stan Getz…fue otra gran experiencia poder superponer mi “time feel” pamplonica encima de su locomotora de vapor; y Leo Genovese, su visión, musicalidad, producción y amistad que tantos años compartimos. Jason Palmer y Chris Lightcap completaron esta sesión de dos días que dio a luz “Afrikan Blues”.
Agradecer a Marco Mezquida, Masa Kamaguchi y David Xirgu por su maestría, ensayos y conciertos donde se gestaban los temas de este disco, sin ellos esto no hubiese sucedido nunca, y por último agradecer a Gorka Reino y Tato Gracia como responsables de que estos reconocimientos se hagan realidad y la escena del jazz vasca tenga su pequeña isla en Bilbao. Eskerrik!

portada

It´s criminal. Come on Barcelona!

David Xirgu me prestó “What it is”, un libro autobiográfico de Dave Liebman donde entre muchas anécdotas interesantes cuenta cómo el haber tocado en las formaciones de Elvin Jones y Miles Davis le dio una gran lección: tocar cada bolo como lo último que hagas en tu vida. También habla del cuarteto de Coltrane, que tocaba para 2 o 3 personas en el Half Note, hecho que consideramos solo pasa en nuestra época y nuestros conciertos. No siento un alivio, bueno un poco. El hecho que hace unas semanas MUT se juntaba después de varias semanas en Robadors 23 de Barcelona para tocar un lunes a las 20:30h; un prime time abrumador. Y a respuesta fue acorde a las tristes expectativas, comenzamos con 4 personas. Entre el público se encontraba el periodista/melómano Dave Foxall, y qué sorpresa que semanas mas tarde aparece una reseña del bolo en la publicación inglesa “Jazz Journal”. La podéis leer aquí .
Parece ser que no es una sociedad inapetente a la música en vivo la que vivimos, sino que quizá lo que tocamos hoy o lo que tocaba Coltrane ayer, no interesa a tanto público cómo realmente el ego del músico de jazz cree necesitar. y seguimos