Qué alegría poder recoger este premio BBK Jazz 2015 al mejor disco del año. Cuando el trabajo se ve recompensado por la crítica, músicos y público de la manera que “Afrikan Blues” ha cosechado le llenan a uno el ego artístico de una manera incombustible para poder seguir creando, tocando, grabando y promocionando futuros trabajos. Este del cual nos ocupa es un disco muy especial para mi, fue grabado en Systems Two (NYC) y con un micrófono que en su día recogía el sonido de John Coltrane; recuerdo ese momento que lo tuve delante y no sabía qué hacer, si soplar el saxo y correr a cabina a escucharlo, oler la membrana, o sacarle una foto. Lamentablemente no tuve la oportunidad de ver a Coltrane en directo, y supongo que cualquier elemento fetichista de estas características se convierte en un elemento de adoración religioso para mi. El sonido de esta grabación, y no solo por el micro sino por todo el equipo de ingenieros involucrados en el proyecto, ha sido un gran descubrimiento para mi: cómo reflejar mi propia voz de la manera mas certera y aderezada con un entorno jazzístico brutal. Joe Hunt, batería octogenario que tocaba con Dolphy, George Russell, Stan Getz…fue otra gran experiencia poder superponer mi “time feel” pamplonica encima de su locomotora de vapor; y Leo Genovese, su visión, musicalidad, producción y amistad que tantos años compartimos. Jason Palmer y Chris Lightcap completaron esta sesión de dos días que dio a luz “Afrikan Blues”.
Agradecer a Marco Mezquida, Masa Kamaguchi y David Xirgu por su maestría, ensayos y conciertos donde se gestaban los temas de este disco, sin ellos esto no hubiese sucedido nunca, y por último agradecer a Gorka Reino y Tato Gracia como responsables de que estos reconocimientos se hagan realidad y la escena del jazz vasca tenga su pequeña isla en Bilbao. Eskerrik!

portada